Loading...

sábado, 13 de agosto de 2011

EXITOSO CURSO DE LA ESCUELA DE RALLY NICOLAS BEDOYA.

Por: Juan Luis Molano Galeano.




parte teorica del curso disctada  el dia sabadó.
 El pasado fin de semana la escuela de rally Nicolás Bedoya llevo a cabo su segundo curso de pilotos y navegantes, como ya  les había  mencionado. Este curso sigue en la línea de capacitación e instrucción que la organización del rally colombiano a, ha venido  llevando de manera  admirable adelante.El curso fue enfocado a navegantes y  pilotos, contando con pilotos de Guatemala y Venezuela que vinieron a  instruirse, en el arte de pilotar un coche de rally. Como ya es costumbre el curso para pilotos conto con la instrucción de Nicolás Bedoya Sanín  y Jorge Iván bedoya, mientras que los navegantes eran instruidos por el experimentado navegante  mexicano Javier Marín.  El curso daba inicio con la instrucción teórica, en donde se les entregaba a los alumnos todos los conceptos e información necesaria, para comprender  de lo que se trata, competir y pilotar en un rally. Esto preparaba a los alumnos para hacer frente al día practicó donde más allá de simples practicas, deberían competir en un rally para que se familiarizaran con lo que es correr un rally de verdad.

El día practico comenzaba en medio de una fría mañana de domingo, yo acudía como crono metrista,  ya que fui ex alumno de esta escuela y he participado como oficial de control en el campeonato colombiano de Rally. Aquella fría mañana debía reunirme con los participantes y la organización en  una calle de de Bogotá, a las 8 am ya estábamos reunidos y listo para dirigirnos al lugar elegido para hacer la practica el circuito del viento  cercano al municipio de choachi Cundinamarca. Tras aparcar los coches  y organizarnos, (aun pese a una dura lucha contra el fuerte viento de la zona, que era un bello paramo) tras acordar como seria el organigrama del día   y de recibir el desayuno, comenzaron las prácticas para los pilotos. Jorge Iván Bedoya y Nicolás Bedoya iban acompañando a cada uno de los alumnos en un recorrido delineado con conos, uno a uno iban pasando al volante de los skoda Fabia 1.6 N2 homologados FIA. Mientras  los pilotos cumplían su turno alguno de los estudiantes, yo aprovechaba para preguntar a los que  acababan de descender del coche, para preguntarles que tal les había ido. Ansiosos por la experiencia me comentaban sus falencias y las instrucciones que les daban los instructores para corregirlas, algunos lo comparaban con sus experiencias  en cursos de pilotaje en pista, pero no había  punto de comparación a tan distinta disciplina. Con el pasar de las rondas   los pilotos comenzaban a comentarme, sus estrategias para  tratar de tomar las curvas más rápido, y de lo complejo que  era adaptarse  al frenado con el pie izquierdo y como los consejos de los instructores les eran de gran efectividad, con cada pasada la mejoría era notoria por parte de los pilotos.

Ya acercándose el mediodía  y envueltos en  un frio clima, llega la hora de parar para almorzar. Tras haber almorzado los navegantes  empezaron hacer su levantamiento de notas, ya que habían trabajado toda la mañana con Javier Marín,  en este aspecto. Al salir los Skodas hacer el levantamiento me subí en uno de los Subarus prestados por Subaru de Colombia para servir de tren de carrera, esta vez al volante estaría Nicolás bedoya, instructor, director y gestor de esta escuela, quien viene de ganar a la más reciente valida del Nacam en costa rica. Quien iba observando cómo los  estudiantes hacían su labor, que aunque con mucha precaución, la iban realizando satisfactoriamente. Una vez  terminado el reconocimiento se dio inicio  al armado de la prueba de fuego, el rally de práctica. Un rally a dos tramos  de corta distancia, con sus respectivos controles, ideado para mostrar  a  los estudiantes como seria competir en un rally real. Se nos da una corta pero efectiva instrucción a los controles por parte de Javier Marín  y se nos asignan los puestos que ejerceremos. Yo era control B, donde finaliza el  tramo de velocidad, allí se toma el  tiempo al pasar de los coche, para que más adelante sea transmitido al stop quien hará la respectiva resta en el carnet de control y dará el tiempo que el participante hizo en ese tramo.
Los  Alumnos mostrando sus certificados.

A la vez hacia el control A (era un rally, que se hacia una pasada de ida y otra de regreso, para completar dos tramos cronometrados) es el que  da la largada del tramo de velocidades y debe apuntar el tiempo real de salida del coche  en el carne, además de contar y verificar que todo esté en orden antes de que el coche enfrente al tramo (observar que los pilotos tengan su casco y cinturones abrochados, y que se cumpla todo según la norma). Marín me instruye en la labor de este control y me enseña a   ejercerlo.   A medida que los participantes salían se notaba sus ganas de aprender y corregir sus errores, errores comunes para pilotos que estaban aprendiendo algo nuevo. Al finalizar el rally era inevitable ver las sonrisas de oreja a oreja  de los pilotos que producto de la adrenalina, no podían bajar su positiva exaltación. No acabábamos s de llegar al HQ (siglas que se refieren  al cuartel general en ingles) cuando ya el excelente trabajo de la organización se hacía notar, teniendo listos los tiempos y los resultados del mini rally.

Los participantes comenzaban a sacar sus conclusiones, y  cada uno nos daba su opinión sobre el curso, algo favorable para la organización que no podía sentirse más alagada por las palabras que los pilotos internacionales y nacionales pronunciaban sobre su experiencia. Pronto llego el  turno de los organizadores e instructores,  que  reconocían  y elogiaban el trabajo realizado. Por su parte Javier Marín que viene de un país que tiene la dicha y fortuna de contar con una fecha del mundial de rally, nos lanzaba una pregunta, ¿cuántas escuelas creen que hay en México como esta? La repuesta fue  gratamente aterradora, ninguna.   Cada uno de los integrantes de la organización dio su opinión y su balance de los dos días de curso, siendo este bastante positivo, no solo para la escuela sino para el campeonato colombiano de rally. Un campeonato del cual hay que esperar  muchas, cosas. Hablando un poco con Jorge iván Bedoya  nos anticipaba que deberemos esperar del  campeonato colombiano de rally, un gran crecimiento y gratas sorpresas que no están muy lejos de suceder. En fin,  un  éxito total este segundo curso de la escuela Nicolás Bedoya,  que ya anuncio la realización de mas cursos, aunque aun no hay fechas confirmadas. Por ahora la organización se centra en la realización del rally de Antioquia, que se realizara del 15 al 17 del próximo mes. 
FOTOS: Rally Colombiano.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada